lunes, 26 de enero de 2015

Cenicienta, Florence y Little Miss Sunshine

Pasada cierta edad dejas de quejarte de algunas cosas, dejas de permitir que aquellas cosas que en realidad tienen arreglo, influyan negativamente en tus emociones.... dejas de abrirle la puerta al drama en tu vida. Aunque he observado que a algunas personas tal vez nunca les llega "cierta edad", mientras que a unos les llega mas temprano que a otros. Yo decido vivir "drama free" lo mas que puedo, y no doy importancia a cosas que considero tontas o de las cuales habrá solución. Valoro la salud, el amor, la amistad, la familia.

Luciana ingreso a ballet este enero, esta sobre su cuarta semana de clases, de una le compramos el equipo de danza, pagamos inscripción, mensualidad y vestuario para el festival de verano, a eso sumemos que en una familia los gastos por distintos conceptos no dejan de fluir, por lo que yo he aprendido a ser administrada, organizada y cuidadosa y sigo trabajando sobre estas cualidades. 

Éste domingo nos dimos cuenta de que una de sus zapatillas no estaba, respiré profundo esperando que la zapatilla de Uki-cienta estuviera ahí aguardando por su dueña en la escuela de danza... No fue así... A la cualidad antes mencionada de "cuidadosa", quítenle la palomita que me auto adjudiqué.

La hora que duró la clase no fue suficiente para procesar la perdida, emprendo el viaje a casa.. sí, viaje con todas sus letras, pues me traslado de una ciudad a otra para llevar al ballet a Luciana. Les decía, emprendimos el viaje y a dos minutos de tomado el camino, coloco mi direccional y la palanca simplemente no regresa a su sitio, se ha quedado atascada... Respiró... Al llegar a casa alguno de los chicos podrá ver que pasa con eso... 2 minutos después, comienza un sonido constante "tin tin tin tin" con la intención de recordarme que la direccional esta puesta, el sonido no se detendrá hasta que la direccional sea retirada, lo cual fue imposible...

Así que me fui por carretera recreando a mi estilo una escena de la película Little Miss Sunshine, donde el claxón se queda pegado mientras la familia viaja por carretera. ¿En serio? Era suficiente con la voz de mi conciencia culposa tras haber extraviado la zapatilla para bailarina de tela con doble suela de venta solo en 3 puntos de la ciudad, con un precio en dolar, y de las cuales no siempre hay todas las tallas disponibles... y ahora se me atasca-quiebra la palanca de la direccional y un sonido talandrante me acompañará por un viaje de mas de 20 minutos. Simplemente hoy no estoy tolerante. Hoy me rendí a mantenerme equilibrada y dentro de mi fluye la culpa, la frustración, el estrés por cosas que sé que no valen la pena.

Minutos después escucho una melodía en la radio que hace tiempo no escuchaba.... 




Adriana: "Uki, le voy a subir... mucho" 
Uki: "OK"

No podía ser la canción mas perfecta para gritar, quiero decir, cantar, para liberar mi frustración y opacar el sonido taladrante de mi direccional atascada en un viaje por carretera..... lo mas lindo es que Luciana me hizo coros.


¿Que mensaje le habré mandado a mi hija? 

a) De manera aleatoria mi madre grita por la carretera


b) Si te sientes frustrada canta muy fuerte 

Con cualquiera de los anteriores me doy por bien servida, ¿a quién no le cae bien cantar a todo pulmón una buena rolita?

No hay comentarios:

Publicar un comentario