domingo, 10 de junio de 2012

No News = Good News / No hay noticias = Buenas noticias

No he estado muy Blogger últimamente, es por que necesito un iPhone y Adán no me lo quiere comprar y seguiré atacando por todos los medios, pero además de esta causa, no he posteado tan seguido por la vagancia: Luciana ha descansado de mí, y honestamente yo de ella. 

Estas semanas me he dado cuenta lo fácil que es dedicar todas las energías al rol de madre y esposa trabajadora sumisa y abnegada (lo último es broma). Lo cual me encanta y lo realizo con mucho amor, pero, como en todo en la vida, se necesita un equilibrio, palabra mágica y difícil de conquistar en muchas áreas...

A veces, cuando estoy en sesión de orientación a padres me encuentro sugiriendo a las mamás que traten de tener tiempo para ellas a nivel personal y social y que además (si es el caso) busquen tiempo de pareja, tanto solos como en nivel social, es sencillo y básico como necesidad humana y dejamos de hacerlo sin darnos cuenta.
Lo digo seguido, pero no lo hago, o bueno, no lo hacía.

Así que me lo he tomado muy en serio, he adoptado frases como "feng shui your life", y la famosa, recurrente y sabia frase de Alejandro Jodorowsky Cuando dudes entre "hacer" y "no hacer" escoge siempre hacer. Si te equivocas tendrás al menos la experiencia. Con ello he encontrado efectos muy positivos en mi persona que impactan de igual manera en mi relación de pareja y por supuesto en mi relación con mi hija. 

Me he atrevido a romper mi propio molde, por ejemplo:


- Me justificaba con "¿a qué hora?, no tengo tiempo." para no dedicar tiempo a mi belleza y relajación personal. Créanme, nos las podemos arreglar para encontrar el tiempo. 
 
- Era muy raro que dejara a Luciana bajo el cuidado de alguien más por causas que no fueran laborales. Come pensando que no hay causa válida para que yo me desprenda de ella. Pero estas semanas la he dejado con sus tías y abuela mas seguido, ellas por supuesto la aman y Luciana a ellas. He pensado que también es bueno que Luciana establezca sus relaciones con la familia extendida, la cual es nuestra red de apoyo y deseo que ella lo viva y lo sienta. Doy gracias por eso.



- Al ser madre trabajadora  me queda poco tiempo libre, y mis culpas me decían que ese tiempo debía ser todo para mi pequeña familia, mi hija, mi esposo o mi casa,  ahora he tratado de usar una parte de ese tiempo para mí y mi vida social, y lo he visto como una inversión, pues el tiempo que le toca a Luciana y a Adán se vuelve de mejor calidad al estar yo en una  mejor situación anímica, sin antes darme cuenta que no lo estaba.

Me he estado yendo con amigos muy queridos, conociendo nuevos amigos y enriqueciendo mi vida con sus experiencias, historias, con su perspectiva y retroalimentación, espero estarles dejando lo mismo: las risas, abrazos, bebida y comida no ¡han faltado! De hecho hay terapias basadas en reír y abrazar, no puedo decir lo mismo de la bebida y comida, pero no deja de ser necesidad humana.


- Si Adán no salía con nosotras, yo ni pensar en andar en la calle sola con la niña, me daba miedo y flojera, esto lo estoy cambiando, ya me he estado animando a no quedarnos encerradas dependientemente, con eso solo le estaba transmitiendo a mi hija un patrón de dependencia e inutilidad, además le daba el mensaje que andar sola con su madre es inseguro pues es incapaz de protegerla: ¡cancelado, cancelado, cancelado!

He llevado a Luciana a "playdates", que son ganar-ganar, pues ella comparte con sus amigos y yo con mi amiga, nos hemos ido de compras sin Adán (mínimo al mandado), o me ha acompañado a comer con amigos, cosas simples que me limitaba a realizar, esta semana me quiero animar a llevarla a talleres infantiles que se ofertan de manera gratuita en la región.



- Otra excusa frecuente: "no debo gastar, necesito ahorrar". En realidad, queriendo y buscándole no es necesario gastar, o al menos no tanto, y si gastamos un poco, creo que valdrá la pena: el dinero va y viene, nos lo merecemos y la escasez esta en la mente, Dios es abundancia y nosotros somos parte de ello...

- Otra de las mías: "¡que flojera manejar!", en serio ya no sabía ni que inventar para fomentar mi dependencia y sentimientos de “soy princesa Disney”, creo que esas películas me hicieron Diva Damisela inútil y en peligro. Digo la verdad si soy mala al volante, pero esto ya no será causa para ser absorbida por la rutina.

Estos pequeños cambios han traído grandes y positivas consecuencias para mi, mi hija y mi esposo, tratando de dar un equilibrio a todo lo que soy además de ser madre, esposa y psicóloga. Si creen que están siendo atrapados por las garras de la rutina, no pierden nada con hacer un cambio, recuerden, habrán ganado una experiencia y todos saldrán ganando, sobre todo sus hijos, si ustedes están bien, ellos están bien, si ustedes están mejor, ellos están mejor...

Me siento muy feliz, afortunada y agradecida por tener esta familia: nuclear y extendida, por mis amigos de todos los círculos y de todas las antigüedades, besos y abrazos para todos...







1 comentario:

  1. Me encanta este post. Te has reveladao ¡Viva! Yo hago muchísimas cosas sola con mis hijos. ¡Que remedio! Mi marido trabaja todaslas tardes, pero sí que es verdad que no saco timepo para dedicarme a mi misma. Por desgracia, no cuento con familia que no trabaje en este momento. De todas formas, ¡me encanta hacer cosas con mis pequeños! Yo también me divierto. Aunque estoy de acuerdo contigo en que deberíamos dedicarnos un poquito de tiempo a nosostras mismas. ¡Somos humanas!

    ResponderEliminar