jueves, 5 de abril de 2012

¿Hasta que edad los niños deben de dormir en la cama de los papás? (o pueden)


Luciana de recién nacida dormía en nuestra recámara, lo cual es común y aceptable por las necesidades propias de un bebé, luego se fue a su propia recámara. Después vino el invierno y las enfermedades respiratorias y Luciana invadió nuestra cama, se volvió un problema sacarla de ella por lo que decidimos hacerlo paulatinamente trayendo de regreso la cuna a la recámara y ha sido un proceso largo de llantos y desvelos para que pase la noche en la "cuma" como ella le dice, ahora viene el siguiente paso: ¡sacarla del cuarto por completo! antes de que pase aún más tiempo, pues estos 2 años 6 meses se han ido volando.


Nos esperan largas noches de desvelo a los tres, en primer lugar arrullarla, pues tal vez no sea posible simplemente "arrojarla" a la cuna para que se duerma por si misma. Una vez dormida, probablemente despierte una o dos veces durante la noche y será necesario arrullarla de nuevo, pues no podemos caer en traerla al cuarto de nuevo, pues entendería que puede romper ese límite, y cuando queramos ponernos serios su llanto será mas intenso sabiendo que antes ya le funcionó el truquito. Así que he aquí la importancia de la constancia pero sobre todo de las vacaciones, donde nos podemos dar el lujo de pasar por este proceso, ya que si son las 4 am  y ella despierta, podremos aguantar el arrullo sin pensar "¡en 2 horas debo levantarme!".

Así que nuestro tiempo vacacional será invertido en la crianza de la hija. Encontraré consuelo pensando en planes salideros para el verano.

A continuación algunas consideraciones sobre si es bueno o no o hasta que edad los niños deben dormir en la cama con sus padres.


1.    De 0 a 6 meses. En ésta etapa estoy de acuerdo en la práctica del colecho, se recomienda que el bebé sea arrullado y adquiera el sueño sobre el pecho cualquiera de sus padres, escuchando el corazón (los papás estando despiertos), luego pasarlo a la cama o bien hacer uso de algún objeto para que el bebé no esté del todo en la cama y prevenir riesgos de sofocamiento o aumento de la temperatura corporal, también es muy recomendable hacerlos "taquito" con su cobija. Los beneficios principales del colecho en esta etapa es el del vínculo padres e hijos, seguridad y confianza básica, los bebés requieren sentir cercanía aún, para que sea una adaptación sistemática al nuevo ambiente, pues su anterior ambiente, el vientre, era muy diferente a todo lo que enfrentan ahora después de la experiencia tan fuerte que fue el llegar al mundo, además facilita alimentar al bebé y favorece el estado de alerta de los padres. 

imágen tomada de https://www.facebook.com/PPNWestValley


Aquí la imagen de lo que nosotros usamos, aunque en sí este artículo no es recomendado para camas, hay otros que sí lo son. Este cojín además es recomendado para prevenir que se vayan a ahogar cuando devuelven la leche, por su forma angular.
Me obsesioné con esté objeto, antes de nacer Luciana lo ordené por internet. Dex 3-in-1 Secure Sleeper Ultra with Memory Foam

   2.    De 6 – 18 meses. Luego de esta etapa, el bebé idealmente tomó confianza, e incluso puede ser él mismo quien pida su espacio, no verbalmente por supuesto. Además de que tomó confianza en la etapa anterior, entra en una etapa donde esta adquiriendo independencia a través de la madurez de sus movimientos (sentarse, movimientos preparatorios del gateo, gateo, marcha), por lo que es oportuno que vayan tomando su propio espacio, y es menos probable que haya berrinches intensos involucrados. 


Armando la cuna por 1era vez, ahora deberemos desarmarla y re-armarla pues armada no cabe por las puertas.
 
3.    18 meses en adelante. Aquí es vital que el niño tenga su espacio, pues está en una etapa de conocer límites y reglas, así como de adquirir independencia. El que duerma en la cama de los padres implica cierta igualdad entre los padres y los hijos, y podríamos estarle complicando el comprender las diferencias jerárquicas para cuando es necesario establecer un límite, pues los límites de espacio son significativos para él. Por otra parte al dormir con los padres no favorecemos que se fije en el niño la virtud de la autonomía, pues en esta etapa crucial le mandamos el mensaje de que: aún dormido tiene que ser vigilado por sus padres. Y por el último las desventajas para los papás, desde la incomodidad hasta el distanciamiento como pareja.  De hecho he escuchado que un niño durmiendo con sus padres está ahí encubriendo, inconscientemente, una problemática de la pareja. Pues bueno, he aquí donde nos encontramos con Luciana, o séase, ¡ya pasaditos de tiempo!

Lo anterior  es mi opinión personal y profesional, aunque como en muchas profesiones puede haber opiniones muy divididas. Algunos de los links no dan info. muy detallada, para ello no hay como los libros, el principal que recomiendo para el establecimiento del vínculo es "El abrazo que lleva al amor" de Laura Rincón, y sobre las etapas de desarrollo psico-social, mi favorito es Erik Erikson.

2 comentarios:

  1. Hola Adriana! me confieso seguidora de tu blog...te cuento que mis hijos siempre han dormido en su cuna, primero pegaditos a mi cama y Edgar de 5 años al año ya fue cambiado a su cuarto, con Iker de 4 meses he pensado en cambiarlo antes, en ocasiones lo dejo semidormido en su cuna para que aprenda a conciliar el sueño solito y otras lo arrullo hasta que se duerma! creo que a nosostros nos ha funcionado para poder descansar el que no esten en nuestra cama ya que no dormimos por la preocupacion de aplastarlo o simplemente estarlo mirando.....saludos!

    ResponderEliminar
  2. Hola Chelo! me encanta que me leas, gracias =)!!! oye pues deberas que el flojo trabaja doble, nos hemos estado develando mucho con esta transicion y berrinches incluídos (tanto de la hija como de los padres)!! no se queja por la irse a su cuarto sino que simplemente no quiere ir a dormir, yo creo que es por eso, por no querer estar en su cuarto!! pobresita...=( así que que te puedo decir, que padre que con Iker ya vayas pensando en eso para evitar sufrimientos mutuos posteriores jeje un abrazo!

    ResponderEliminar