martes, 3 de abril de 2012

6 tips para que papá participe en la crianza

Es frecuente que personas me hagan el comentario de que Adán, el padre de Luciana, tiene una muy buena relación con Luciana. Estos días he reflexionado a que se debe ello, y si en alguna medida yo he hecho o dejado de hacer algo para contribuir a que esto se dé, y creo que así es, al menos parcialmente. Aquí algo de lo que a nosotros nos ha funcionado. 

1.- NO hay NADA que como mamá hagas o dejes de hacer para que el papá participe. No está en el control de las mamás que el papá se involucre en la crianza de los hijos, aunque la mamá se pare de cabeza, lo único que provocará es estrés. Participar activamente en la crianza de los hijos es una decisión personal del papá, consciente y voluntaria. En nuestro caso para Adán es un gusto involucrarse con todo lo que tiene ver con la niña, además de que siempre esta dispuesto a aprender cosas nuevas, es consciente de que sus acciones como padre son muy significativas en la vida de Luciana, quiere lo mejor para ella.

2.-  Confía en él e invítalo. Desde que Luciana tenía meses, Adán apoyó mucho la causa, yo le pedía que colaborara, no que "me ayudara" porque en realidad la ayuda no es para mí, es una responsabilidad compartida y yo siempre he partido de ésta visión. Así que brevemente le explicaba a Adán qué y como hacer las cosas, y de ahí "Dios te bendiga"... no voy a estar encima de él viendo si lo hace bien o mal, o mejor o peor que yo, si hubiése hecho esto le hubiera restado confianza a Adán y sin darme cuenta lo hubiera excluído de participar.  Afortunadamente Adán tiene apertura, escucha y confía en mis conocimientos y experiencia como psicóloga infantil, y si en algún momento tiene duda, más tarde me sorprende diciendo "encontré este artículo...". Que Luciana esté bajo el cuidado de él o mío es exactamente lo mismo, para mí Luciana no puede estar en mejores manos.


3.- Tomen turnos. Como ambos trabajamos fuera de casa, creo que tenemos la misma responsabilidad de trabajar dentro de ella y con la niña. Cuando estamos en la casa y se ofrece algo de la niña nos vemos y decimos "te toca" o "tu preparas las ropa, yo la baño". Aquí cabe mencionar que en la bañada y la peinada, ahí sí, yo soy la de la experiencia.Su especialidad es dormirla.


4.- No le restes autoridad o valor a lo que hace. Al hacer esto hasta los mismos niños se sienten inseguros con sus papás, y los papás también evitan participar, por que a los ojos de la mamá ¡la van regar por default!


5.- Escucha sus aportaciones y tomen decisiones en conjunto. Procuro no tomar decisiones por mi cuenta, doy lugar a una conversación donde ambos expongamos puntos a considerar para cualquier cosa que tenga que ver con Luciana, desde una salidita, comprarle unos zapatos, establecer una rutina con ella, TODO.  Y de esa manera tomamos una decisión en conjunto, NUNCA se hacen cosas si alguno no esta de acuerdo. Así si la decisión salió bien o mal la responsabilidad es de los dos.

6.- Deja que tengan tiempo de calidad padre-hijo. No siempre debes estar ahí metiendo tu cuchara. Aún estando en el mismo espacio tal vez ellos estén teniendo su tiempo uno a uno, y de repente ahí vamos las mamás coladas a querer figurar. (Bueno es que a veces se antoja divertirse con ellos). También buscar los momentos de tiempo familiar.




No hay comentarios:

Publicar un comentario