lunes, 27 de febrero de 2012

Orgánica. Íntegra. Cruda. Fresca. Luciana.

Luciana tenía 6 meses de edad cuando fuí por primera vez a una plática de Hugo Robin, un nutriólogo holístico que no se compara para nada con los nutriólogos convencionales, y con cualquier cosa que diga me quedaré corta, así que por favor, dénse el regalo de visitar su página:

En fin, al conocerlo lo ame y me traumé al mismo tiempo, creo que lo que me atrajo de su información fue la rebeldía, la oposición a lo ya establecido, cuestionar lo ya existente, y encontrar una especie de verdad oculta, al menos es lo que yo decido creer.

Almendras
Fue curioso observar que mientras algunas personas pedían consejos para tratar sus enfermedades, yo pedía consejos para evitarlas en mi hija. Ella estaba en el mejor momento para acostumbrarse a comer libre de hormonas, modificaciones genéticas, amoniaco, pesticidas, colorantes, químicos como GMS, etc, etc. Así que mientras Adán y a mi  nos costaba demasiado trabajo cambiar más de 25 años de malos hábitos, Luciana parecía pez en el agua comiendo en calidad y variedad verdaderamente adecuada. Por lo que las primeras papillas de Luciana fueron de aguacate, arándono goji y coco. Muchos me tacharon de loca, pero he aprendido a evitarme la molestia de dar explicaciones.


Alga espirulina en polvo / Spiruline


Actualemente, siendo una niña de 2 años, Luciana se alimenta, voluntariamente, demasiado bien: frutas y verduras en gran variedad y cantidad y muchas veces crudas, granos integrales y/o germinados como avena pájaro, quinoa, arroz integral, suplementos como cacao, espirulina, polen o jalea real... de hecho, hay cosas que a mi misma me cuesta trabajo comer.




Aquí les comparto algunas cosas que nos funcionaron para que Luciana comiera lo mejor posible:

- Primero lo primero: Adan y yo somos un buen ejemplo para ella. Nosotros mismos comemos en gran variedad, disfrutamos la comida y saber que nos estamos nutriendo verdaderamente, buscamos colores, sabores y textura, amamos las hierbas y comida de diferentes culturas, y siempre, SIEMPRE estamos dispuestos a probar, para nosotros la comida es un ritual y la disfrutamos en todo su proceso y bocado a bocado....


Polen, de las mejores fuentes de B12

- Yo NUNCA le cocino aparte a Luciana, conforme creció, ella fue comiendo cada vez más parecido a nosotros, en mi casa solo se cocina un platillo, por igual para niños y adultos. (obvio omito cosas picantes)

- JAMAS me verás en los tacos (u otro lugar) pidiéndo "con pura carnita para la niña", hasta me perturba cuando escucho que los piden así... aclaro que ir a los tacos no es frecuente, y en realidad me estoy refiriendo a tacos de pescado o barbacoa de borrego (un animal que crece rapido y se alimenta naturalmente, por contrario a las vacas), o de repente pecamos con los de birria, la famosa de "Lúcio" de la colonia. Bueno, volviendo al tema, creo que los mismos adultos solapamos o condicionamos el mal hábito al comenzar con este tipo de premisas, por que ya hasta el taquero supone que si es para la niña: ¡va sin verdura!

- Luciana rara vez come vaca, por dos razones: la primera es que rara vez la cocino y la segunda es que ella misma se niega, no le gusta...¡¡perfecto!!
Amaranto, rico en calcio.



- Ahora que Luciana ha crecido ya comienza a imponer sus propios deseos o gustos, es decir, se revela y a veces no quiere probar, pero, la obligamos, al menos un bocado, (entiéndase por obligar meterle a fuerza un poco de comida a la boca) el resultado: "quiero más mamá!".


Miel de abeja Marca Navarros, las mas pura en nuestra región.
- Es muy extraño que en la casa llegue a haber galletas, dulces o cualqueir tipo de comida chatarra. Por regla nunca le pido a Luciana que coma comida real para obtener dulces o postres, esto le mandaría el mensaje que lo bueno son los postres, y en lugar de comer por gusto y nutrición, comería como requisito, así que evito eso, de repente lo hago pero alternando con las mismas cosas buenas que ya le gustan.


- Tampoco la premio con comida. Se dice que premiar con comida favorecería el mal hábito de comer cuando se experimenta ansiedad o depresión.


-   
Cacao en polvo y granos, de lo mejor en antioxidantes.
- Si se niega a comer solo le insisto un par de veces, si no funciona, la dejo, pero cuando pide le ofrezco lo mismo a lo que se negó, no le doy opciones. Es raro que se niegue por que tal parece que ella misma, como nosotros, ya valora la hora de la comida sobre todo que es en compañía generalmente.

- Siempre comemos en la mesa, sin juguetes, sin TV, y si es posible en familia.


- Trato de buscar cierto equilibrio, claro que come pizza o dulces en fiestas o también nos alocamos en la casa, papitas es mi debilidad...Pero si mega evito las sodas, los nuggets "de pollo" y las hamburguesas las cuales puedan tener carne ¡hasta de 50 vacas!, aunque repito, a ella misma ni  le gustan. A veces se resiste, pero nosotros nunca dejamos de intentar.


cranberries
La semana pasada trabajé hasta tarde, así que para la cena decidí ordenar algo a la casa, me pedí una ensalada  verde y unas papas fritas a Luciana, cuando la comida llegó Luciana atacó mi ensalada, acabandose toda la lecchuga (meses atras la lechuga fue una de esas cosas que tuve que obligarla a comer, ahora no solo la pide, tal parece que la roba).


NOTA: Para el empleo de los suplementos aqui mencionados consulte a un especialista.


Yogurth menonita, (los menonitas son los lacteos mas recomendables) con polen y cacao.

No hay comentarios:

Publicar un comentario